Democracia

LCV cree firmemente que la salud de nuestro planeta a largo plazo está irremediablemente ligada a la salud de nuestra democracia. Recientes resoluciones de la Suprema Corte han abierto las compuertas a las contribuciones políticas de parte de acaudalados grupos con intereses específicos y han destrozado protecciones clave para los votantes. Estas decisiones han amplificado la influencia de empresas contaminantes bien financiadas mientras que al mismo tiempo han hecho más difícil que mucha gente – especialmente gente de color, los jóvenes y las mujeres solteras – participe en las elecciones. Un proceso político que sea libre, justo y equitativo es esencial para que protecciones críticas para nuestra salud, nuestro medio ambiente y futuras generaciones se lleven a cabo.


Related Articles