LA HISTORIA DE ALEXANDER RODRIGUEZ: UNA BATALLA CONTRA EL ASMA, UNA LUCHA POR SU COMUNIDAD

En la cena anual de LCV en Nueva York, el Promotor en Jefe Alexander Rodríguez se dirigió a la audiencia, para compartir su historia de cómo se involucró con Chispa Connecticut, una organización comunitaria de LCV de Connecticut y afiliada con Chispa de LCV. Como lo relata Alexander, se involucró en la campaña Clean Buses for Healthy Niños de Chispa para ayudar a proteger a su comunidad de los peligros de la tóxica contaminación del aire—peligros con los que se siente muy identificado por ser alguien que ha padecido de asma por mucho tiempo.

Ve a Alexander contar su historia aquí y lee su participación a continuación:

Buenas noches. Mi nombre es Alexander Rodríguez. Tengo 23 años y soy el Promotor en Jefe con Chispa CT, un programa de CTLCV en coordinación con Chispa de LCV.   

De niño me encantaba correr– y era muy veloz. Los deportes de pista y campo eran mi pasión más grande. Hasta que empecé a experimentar dificultad para respirar.

Me volví propenso a la bronquitis. Me faltaba el aliento. Y poco tiempo después me diagnosticaron asma – algo que mi madre, los doctores y yo creemos fue resultado de la tóxica contaminación por el diésel al que estuve expuesto durante años de haber viajado en autobús para ir y venir de la escuela.

Tuve que tomar medicamentos y usar un inhalador para regular mi respiración y poder evitar episodios de asfixia. En lo que sentí que fue un abrir y cerrar de ojos, los deportes de pista y campo se me fueron de las manos.

De joven, nunca quise otra más que inscribirme en las fuerzas armadas y ser piloto – pero, mi historia con el asma y las enfermedades respiratorias puso una barrera entre mis deseos y servir a mi país. El asma me había descalificado, y no me dieron dispensa médica.

Trasladémonos hasta principios del año pasado, cuando encontré a Chispa. Abi, otro organizador con Chispa, me contó sobre la labor del programa y su campaña Clean Buses for Healthy Niños– y la misión de proteger a otros de la tóxica contaminación del aire que tanto me afectó, me cautivó inmediatamente.

Chispa brinda una oportunidad para trabajar con gente como yo– que han sentido los efectos del cambio climático y la contaminación de primera mano. Y al hacer estas conexiones personales con el clima y con los demás, estamos criando una nueva generación de ambientalistas. Nuestro programa de promotores trabaja con jóvenes y adultos para pedirle cuentas a los contaminadores y a nuestros funcionarios electos por las decisiones que impactan nuestro aire, nuestra agua y nuestra comunidad.

En este momento en que nuestro presidente y el administrador de la EPA están haciendo todo lo posible para promover los intereses de los contaminadores y se han beneficiado por mucho tiempo de este país, estamos alzando la voz a favor de nuestras comunidades. Nos rehusamos a ser olvidados o a cargar con el yugo de las injusticias ambientales.

Estoy orgulloso de ser parte de este trabajo. Tras el huracán María, mi madre se quedó atorada en Puerto Rico. Nos tomó semanas poder lograr comunicación con ella por teléfono. Le llevó todo un mes poder regresar a Connecticut. Me sentí impotente. Me sentí asustado. Me sentí enojado. Lo que pasó en Puerto Rico—la devastación que nuestro presidente tan despiadadamente ignoró—no está bien.  Pero éstas son las injusticias ambientales que debemos enfrentar.   

En Connecticut, mis amigos y yo nos estamos levantando. Hemos organizado brigadas de limpieza en la comunidad, campañas de registro de votantes, y hemos logrado un sinnúmero de firmas a favor de nuestra campaña– queremos hacer todo lo posible para proteger esta tierra de la destrucción, queremos dejarla en mejor condición de como la heredamos.

Mientras examino este recinto y tras haber escuchado a los oradores antes de mí, me siento esperanzado. Estamos eligiendo a líderes a favor del medio ambiente por todo el país. Estamos construyendo una comunidad de personas interesadas que están expresando su sentir y su preocupación. Me parece que juntos, podemos hacer de éste, un mejor lugar. 

Related Articles